Santa Maradona

Holanda, el equipo del snob futbolero jul 02, 2010

La oportunidad para el cliché en el Brasil vs Holanda de hoy ha sido generosa. Que en el fútbol cualquiera puede ganar a cualquiera pero el pedigree tiende a inclinar la carga. Que el que no hace los goles los ve hacer. Que dos cabezazos en el area grande casi siempre se cambian por un gol. Qué quiere que le diga? esto es un desastre para el mundial. No importa que tan emprendedores se hayan visto los holandeses, Brasil se autodestruyó hoy de manera inexplicable, y con ello perdemos todos.

Hace un tiempo (muchos años) Johan Cruyff jugó al fútbol. Buen jugador, de los mejores que han jugado el juego. En un mundial, su Holanda se ganó el respeto de todos. La naranja mecánica, los creadores del fútbol total llegaron para quedarse. Luego, tiempo después, estaban Gullit, Van Basten, Rijkaard para confirmar lo que ya todos sabían. El equipo europeo más suramericano, de estirpe exquisita, con anacrónica tradición balompédica, el equipo de los amantes del buen fútbol. Mientras los otros juegan por el dinero, por la gloria, estos juegan por enaltecer el nombre del juego.

El equivalente literario es decir que uno piensa que el mejor libro en la historia ha sido el Ulises de Joyce. Y cuando este se volvió de moda, entonces era Paraíso Perdido o Bajo el Volcán dependiendo de cómo esté el día. Los snobs llegaron para quedarse.

Está bien por Holanda pero así las cosas, el campeón parece estar en la otra llave: Alemania, Argentina o España. A no ser que uno de estos se anime a hacer autogoles en tiempos inconvenientes.

Se han desactivado los comentarios a este artículo.