Santa Maradona

Transferencia jun 07, 2012

Tuve ese sueño otra vez.

El Tiempo de Nueva York traía hoy la noticia de que investigadores en la Universidad de Washington han determinado virtualmente el genotipo de un feto usando una muestra de sangre de la mujer en embarazo y la saliva del padre. Para embullar todavía más a los futuristas el diario decía que el avance allanará el camino para la identificación completa del adn del bebé no nacido, lo que hará posible detectar enfermedades genéticas antes del nacimiento. También advierte, en un tono más sobrio, que saber tanto sobre lo que podrá ser tiene una enorme carga ética que hasta ahora nadie se atreve a enfrentar en serio.

La carga ética se crece todavía más considerando la dificultad de, por obvias razones, no poder consultar al directamente afectado. Independiente del espectro libertario en que usté se encuentre la desventaja de la condición patológica que no tiene cura no alcanza ni para agradecer a dios ni para maldecir a Ayn Rand. El punto es: esas decisiones son líos bárbaros. El punto es: ese es solo el principio. Porque el día en que nos demos cuenta que ese mismo camino está lleno de posibilidades será el día. Mejor ojos de este color, mejor la nariz no tan egipcia, mejor con menos dudas ontológicas y tanta debilidad para la confusión melancólica. Es ciencia ficción solo para aquellos que no comparten la fe de lo posible. Lo imposible será, por obvias razones, arrepentirse a tiempo. Una vez la decisión cometida: una vez todas las cartas al descubierto. Si esto no es el futuro yo no sé qué es el futuro.

Sebastián Deutsch contra las cuerdas defiende su teoría frente a una multitud de caras que debaten la incredulidad con el tedio. Yo no debía estar ahí. Alguien me persigue y mi última maniobra de escape me dejó en el auditorio. Entro en la sintonía de la historia a medio camino. Somos parásitos, declara. Pero se arrepiente, suaviza la tensión, evita la disputa semántica. Somos como el caracolito que necesita buscar un caparazón. (En dónde oí eso antes). El caparazón es este cuerpo de humanos, lleno de inconveniencias, pero lo mejor en oferta. Lo único disponible, refuta un anónimo. Deutsch impasible anuncia la demostración del producto, será posible cambiar de huesped, orgánico o inerte, será posible la transferencia del ser, sin dejar nada atrás. Y yo no puedo esperar.

Se han desactivado los comentarios a este artículo.