Santa Maradona

Todas las Medidas Todas ago 08, 2011

El fin de semana Hernán Darío Gómez, director técnico de la Selección Colombia de fútbol, golpeó a una mujer en un bar. Se desconocen los móviles y o la parte anatómica agraviada. El técnico le ha dicho a la prensa que tomará “todas y cada una de las medidas necesarias para evitar que actos como estos se repitan.”

Tal vez usté sea de esta generación y crea que hay cosas sencillas que no ameritan discusión, o revisiones en comités, que no todo es un dilema moral, mejor dicho. Que, digamos, no son muchas las medidas que el bolillo tiene que tomar, solo una: no agredir. Pero se equivoca. Las cosas son así de complicadas. Y en esa línea aquí están algunas cosas sobre las que yo voy a tomar todas y cada una de las medidas necesarias para que en el futuro no se repitan.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar echarme peos en público. (Perdón por empezar de manera tan áspera pero toca.)

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar mentarle la madre a mi jefe cada vez que me regaña.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar serle infiel a mi mujer.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar desear la mujer del prójimo.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar usar el día del señor para ver fútbol en vez de ir a misa.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar escupir en la calle.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar sacarme los mocos y pegarlos debajo de la silla o de la mesa o del nochero.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar pitar cuando el de adelante no arranque inmediatamente el semáforo cambie a verde.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar dar propina.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar adelantar en curva.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar echarle sal a la comida antes de haberla probado.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar decirle mi mujer que ese vestido la hace ver gorda.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar ir pidiendo pruebitas de amor a mansalva.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar protestar por la educación como hacen en Chile, evidencia, irónicamente, de falta de educación.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar deshonrar a padre y madre.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar escuchar merengues temprano en la mañana.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar leer cuanta vaina se publica en la internet y que lenta pero seguramente me está pudriendo el cerebelo, que no era muy grande para empezar.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar tomar todas y cada una de las medidas necesarias.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar tomar las medidas innecesarias.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar ser pobre en lugar de ser rico.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar usar la palabra dicotomía en cualquier discurso hablado o escrito.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar ser.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar el chisme y la lengua viperina.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar el café en la tarde, que me da gas.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias para evitar.

Tomaré todas y cada una de las medidas necesarias.

Tomaré.

Se han desactivado los comentarios a este artículo.