Santa Maradona

Pericias abr 20, 2011

Está por ejemplo la historia del fulano que renunció al trabajo diario para convertirse en golfista experto. No solo en golfista, experto que no es lo mismo. El tipo, dice la leyenda, leyó la historia de las diez mil horas en el libro Outliers de Malcolm Gladwell. Un estudio científico (y dígame si no, cuando la ciencia le ha quedado mal?) ha dejado en claro que diez mil horas de darle a lo mismo es lo que lo convierte a uno experto en cualquier cosa. Diez mil horas. Y entonces el fulano que le digo, impresionado y todo con el tema, decidió medirsele al reto y apuntarle a ser golfista experto aun cuando el hombre nunca le había jalado al tema, ni siquiera conocía las reglas (ayuda que en el golf no haya muchas, hay que pegarle a la pelota con un palo hasta meterla en un hueco, repetir lo mismo con varios huecos y demorarse menos que los rivales; suena mas sexy de lo que en realidad es.)

A mi lo que me parece es que diez mil horas son mucho tiempo pero quien soy yo para dudar de la verdad científica.

Demosle un vistazo a los números. Si al dia de 24 horas le descontamos el tiempo que uno usa para dormir (8 horas), y comer (3 horas), a uno le quedan 13 horas. De esas 13 descontemos 8 horas (digamos) para trabajar porque hay que ganarse la papita, lo que nos deja un gran total de 5 horas. (Si uste es estudiante o millonario sigue teniendo las 13 horas.) A esas 5 descontemosle 1 hora para gastos generales (durmió más de la cuenta, tiene que celebrar el triunfo del Real Madrid, etc.) entonces quedamos en 4 horas.

4 horas diarias disponibles. Si hacemos la regla de tres, diez mil dividido cuatro, dos por cuatro ocho menos diez dos, bajo el dos, entonces me queda veinte, cinco por cuatro veinte menos veinte cero. Me quedan 2500 redondos. Esos son 2500 dias o lo que es lo mismo un aproximado de 7 años. Dejeme le repito que no creo que me haya leido bien: para convertirse en experto uste que lleva una vida normal (aunque decadente según me cuentan) debe practicar el tema 4 horas todos los dias por 7 años. Esta es la forma que tiene la ciencia de decirle que con uste no hay para hacer un caldo. Ahora, ayuda si uste es millonario, en cuyo caso dispondría de 13 horas diarias libres para la practica lo que nos reduce el balance considerablemente a poco más de 2 años. Y luego dice uste que por que en latinoamerica los ricos siempre caen de pie: tienen más tiempo de practicar cómo caer de pie.

Los siete años son de labor continua. Cambie la cosa a dia por medio y la vaina se alarga. Nada mas agradezca que esto no se calcula con interes compuesto.

Cosas más graves se han visto. Imaginese si uste se cree un experto en darle a eso, en las artes amatorias y tal, asumiendo que aguante una hora (yo recomiendo comer manzana antes de) y lo haga a diario (el recurso o acción individual debe contarse por separado si queremos mantener honesta la cuenta) necesita diez mil dias. Haga la cuenta en años, acá lo espero. La mala noticia para los hombres es que hay una curva biologica descendente que le juega al contragolpe, pero ya entiende uno por qué es que las preferimos catanas.

Moraleja: Hay que empezar con tiempo y con juicio. Y lo mas probable es que eso no sea suficiente.

Se han desactivado los comentarios a este artículo.