Santa Maradona

Perdiendo mis credenciales may 23, 2012

Estabamos hablando de hacer un sitio web. Tiene que ser esto, tiene que ser lo otro. Tiene que ser, ante todo, una línea directa a nuestra personalidad. Una que además nos una a nuestra gente. Somos la generación de los proyectos. Todos incompletos, le decía. Antes hacíamos estas cosas porque creíamos que había una especie de comunión. El introvertido, el paria, el energúmeno, el insufrible. Todos unidos por la lealtad inequívoca entre los que ya no se creen únicos.

Le trataba de explicar. Siempre quise creer que era un nerd pero no creo que sea un nerd. Era mi excusa por promover. Como cuando uno dice que no puede tomar porque está tomando antibióticos o no puede darle a eso por aquello de la amiguita mensual o que no va a tener hijos porque quiere disfrutar de la vida y por disfrute uno entiende masturbarse en soledad viendo el porno más obsceno que internet pueda ofrecer. Excusas que promover. A quién no le atrae más la posibilidad de la cosa que la cosa misma. Nerd.

— ¿Qué complicaciones?

…como cuando veía a mi papá desbaratar cuánto aparato desbaratable existiera y volverlo a armar sin que le sobraran piezas. Ya le dije que el man hizo una casa. Yo a duras penas coronaba el tercer nivel de Super Mario. Ahora está de moda esto de ser nerd. La gente piensa que de alguna manera es diferente ahora que antes. Todo es ilusión.

— Todo y la idea de ser nerd.

Es muy tarde para estas dudas, ¿no te parece?, en algún momento uno debe admitir que la fecha límite para tener dudas ha terminado y lo que hay es lo que habrá.

Se han desactivado los comentarios a este artículo.