Santa Maradona

Huracán! sep 08, 2011

El huracán Irene llegó a la costa este estadounidense causando estragos. No son divertidos los huracanes. Hace un tiempo, cuando vivíamos en la Florida, llegó a la región un huracán de categoría 2. Huracán chichipato si de huracanes hablamos. Un huracán perdedor. Este era el huracán al que nadie invitaba a salir en el colegio y lo escogían de último en los equipos de fútbol. Así y todo, o tal vez por eso, cuando pasó por la ciudad levantó techos, reacomodó arboles como si fueran de juguete y en general alteró la paz y cuestionó existencias. Por los días que llegó a tierra, teníamos una invitación a un matrimonio en una ciudad en la otra costa florideña. J y yo fuimos y hasta allá llegó el eco del aguacero. Yo le pregunté a J sobre qué clase de augurio representa que llueva de forma tan brutalmente espectacular en un día tan importante de la edad adulta.

Lo que recuerdo, sin embargo, es el embolate que precede el drama. El avance tecnológico es tal que hoy día un viento raro, una perturbación de presiones atmosféricas en la costa africana permite predecir, casi siempre con un margen de error total, lo que va a pasar de este lado en varios días. Se emiten comunicados, se conjeturan trayectorias, se advierten intenciones, se urge a la acción. Cuando el drama se hace inminente, la gente se une a la conmoción, se cubren las ventanas con láminas de madera, se abastece de agua y gasolina y baterías, se cavila sobre el mundo sin electricidad, se teme por lo peor. Cuando la vaina llega a tierra lo primero que se va es la luz y la única relación de uno con el mundo es el desmadre de afuera.

Desde lejos se ve distinto. Uno ve el desmadre por tv. Casi siempre un reportero intrépido desafía la tormenta comentando en vivo y en directo desde afuera y todo cómo va la cosa. Uno lo ve aguantando lo que mejor puede el empuje del viento. A veces el viento gana y uno lo ve dando tumbos. Casi siempre el reportero viste algún impermeable. El mundo a punto de acabarse y la preocupación más grande es que se va a mojar. Me pregunto por qué lo hacen? Por qué transmiten en directo? Tal vez piensen que si no la hacen no les vamos a creer. Usté lo ve todo el tiempo y no solo con huracanes. Si, estudio, estoy aquí en el aeropuerto, que usté puede ver a mis espaldas, en donde hay varios aviones llegando y saliendo tarde, adelante estudio. Tal vez piensen que si uno no puede ver el aeropuerto detrás uno va a pensar que le están mamando gallo. Foto o no pasó. De pronto tengan razón, de pronto es que no les creemos.

Se han desactivado los comentarios a este artículo.