Santa Maradona

Futuros Pasados abr 04, 2011

No sabría cómo mantener un diario. Lo mío es lo pasado. Lo de antes. Es el resultado la consecuencia lo que queda de mi mente cuadriculada de mi mente formada como ingeniero. No es posible mejorar algo o digamos resolver un problema si no se entiende bien el problema o lo que no está mejor. A veces ese entendimiento pasa por entender las soluciones que no funcionaron antes, que no funcionaron porque eran soluciones para un problema que no lo era o para el problema que no era. Si usté está prestando atención a este ejercicio (y no hay razón alguna para que lo est&eeacute;) se habrá dado cuenta que yo concibo la vida, mi vida la suya, como la serie de soluciones fallidas a problemas que no lo fueron o que no se ajustaban a las necesidades de la solución. Soluciones que fallan.

No sabría como mantener un diario. Ese constante mirar al presente o digamos al pasado inmediato. Lo de hoy lo de ayer. Demasiado asfixiante. Creo que eso no está bien escrito. Si algo es asfixiante lo es, no hay que darle un calificativo. Este presente que nos ocupa hoy es el tema que nos ocupará en cinco, diez años dependiendo de cuánto nos rinda analizando lo hasta ahora vivido.

Nos vemos en una decada.

Futuros Pasados es el nombre de mi primera novela. Como decíamos en el barrio, me acabo de chirar el nombre. Si uste se lo copia le va la madre. Si resulta que el que lo ha copiado soy yo entonces me va la madre a mi. Y si este es el caso entonces el nombre en cuestión se convierte en Futuros Presentes y este ejercicio de asignación de madres vuelve a empezar. De encontrarse un duplicado, cambiaremos al pretérito imperfecto y que dios nos proteja.

Futuros Pasados será una novela excepcional. (“El nuevo Nabokov” según la revista Tiempo; “El heredero de la antorcha” según el Gabo para la revista Cromos; “La prosa que nos rescató del tedio” según Ricardo Silva Romero para Hermano Cerdo en edición especial con motivo del lanzamiento del libro.) Será excepcional por dos razones. La primera es que se puede leer de dos maneras: la convencional de 80,000 palabras de corrido para los amantes de la literatura o la contemporanea que es el resumen, los highlights y tal, incluidos como un apendice al final. Lee 80,000 palabras o lee 2,500 y el lector se queda con la esencia del libro listo para olvidar al dia siguiente. Es como Rayuela para el tuitero moderno.

La segunda razón es aun más sensacional. El libro largo, las 80,000 palabras, no solo se compone de palabras. Es en realidad una mixtura, me entendés? mixtura, de los diversos medios audiovisuales que la humanidad ha reconocido como parte del lenguaje comunicativo. Empiezo con una historia y tal con palabras. Y de repente sin que el lector lo advierta aunque luego lo agradezca cambio al sistema del drama (una obra de teatro pues).


HEROE

No sabría cómo mantener un diario. Lo mío es lo pasado. Lo de antes.

RENATO

Ese constante mirar hacia el presente inmediato, supongo.

HEROE

Lo de hoy, lo de ayer. Es asfixiante.

RENATO

Creerías que el diario te escribe a ti. Pero no tenemos tiempo para estos asuntos, heroe, el virus que convierte a todos en vampiros está a punto de acabar esto que llamamos mundo. La humanidad necesita un heroe.

(La escena es un cafe en San Francisco. Medio vacío. Una mesa ocupada por una pareja homosexual? acabándose a besos)

HEROE

El heroe soy yo Renato. De lo contrario esta escena no tiene mucho sentido. Pero un heroe debe mantener un diario, para la posteridad, para los que vienen. De lo contrario como sabrán ellos del virus.

RENATO

No queda mucho tiempo.

HEROE

Juntos podemos combatirlo.

RENATO

Juntos no, solo tu.

(Renato se desvanece en el aire. HEROE mira hacia el horizonte, suena una canción que brinde esperanza, una de Beck o de Joe Arroyo.)

Luego, tambien de repente, el lector se encontrará con un video (la edición especial estará disponible en iPad solamente) que avanza la historia, la matiza, la aumenta. Luego unas cuantas palabras más. Luego una canción. Luego más palabras. Y esta combinación de medios, el matrimonio audiovisual perfecto es lo que le dará a Futuros Pasados el lugar que se merece en la literatura moderna contemporanea.

Es el futuro.

4 de Abril.
Hice Posole. Posole es una sopa hecha con maíz, pollo (yo le inclui además cerdo), y que es deliciosa. Me recordó mis tiempos en Niu Yor, donde la probé por primera vez. La receta era de Esquire en su sección “Eat Like a Man.” Lo que me causa gracia. Ha tenido uste un momento en que haya dejado de comer como un hombre. O como una mujer, yo supongo que la vaina aplica para ambos lados. Quien sabe. No mienta. Todos tenemos una ensalada en nuestro pasado inmaculado. Mañana juega el Real Madrid, aguante al merengue.

Se han desactivado los comentarios a este artículo.