Santa Maradona

El lenguaje popular jun 28, 2011

Cada vez que los heroes en las peliculas se quieren salir de una conversación telefónica incómoda simulan la pérdida de la señal. Se está cortando, dicen repetidamente y luego cuelgan. Me pregunto si la gente en la vida real hace lo mismo.

Hace un par de semanas, una emisora colombiana de nombre La Cariñosa, nombre espectacular como pocos, levantó una polvareda. En el centro del drama estaba una noticia que habían colgado en su sitio web: “Loquitas protestaron por falta de reconocimiento en adjudicación de pensión”. La noticia ha sido removida desde eso. La Cariñosa que al parecer cuenta con una audiencia llena de geeks y nerds curtidos en las aguas de las redes sociales se encontró de pronto en una tormenta de acusaciones de homofobia, discriminación, y otras vainas serias.

Lo de “loquitas” en el titulo era una referencia a la comunidad gay. Los periodistas de la noticia aclararon a propósito que se habían valido de “el lenguaje popular” en la redacción de la noticia. La red social enfurecida no quiso saber de excusas y siguió arremetiendo contra el ofensor. Se organizó una manifestación (queda algo por lo que no hayamos manifestado?), hubo insultos, hubo más insultos, hubo ofensas, hubo ofendidos. Hubo.

Lei hace poco una anécdota sobre Freud y su interpretación de la ambivalencia, cosa que el viejo no veia como sinonimo de inseguridad sino como la lucha cerrada entre dos opiniones o fuerzas o sentimientos opuestos. Ambivalencia. Se puede mirar con sospecha a una pareja gay y al mismo tiempo entender que todos somos hechos del mismo material? Se puede admitir, por ejemplo, que sin prueba alguna es igual de estúpido decir que Dios existe a decir que es un invento de los débiles? Pero ese no es el tema.

Cómo hablan en su país? En la costa colombiana le decimos cachacos a todos los que no son de la región sin importar de donde vengan, tambien le anteponemos una “o” al nombre de una persona cuando la llamamos. O Maximiliano. O Fulanito. Mis amigos madrileños usan el “hola” como prefijo de todo, para los catalanes el “vale” sirve para cerrar cualquier oración. Un amigo chileno parecía adornar todas las frases con un “bon” o algo por el estilo, nunca supe. En Medellín amigos de toda la vida se tratan de “gonorrea”. Cómo hablan allá de donde usted es?

En el pueblo nunca hubo homosexuales o gays, hubo maricas, locas, mariposos o cacorros. En lo que al pueblo concierne, las lesbianas son un invento primermundista de fin de milenio, pero marimachos han existido toda la vida. El que esté libre de culpa que tire el primer tuit.

Si, ya, por supuesto que lo que importa es el contexto, es lo que distingue lo cortés de lo valiente, pero francamente me es difícil escucharlo desde acá desde este quinto piso en donde nos sentamos los moralmente superiores.

Lo grave es esto: la redacción de La Cariñosa no tiene defensa, pero su torpeza tiene algo de cierto: ese es el lenguaje popular. Así habla la gente, así hablamos. Bueno, todos menos usted, claro. En donde nos deja este nuevo orden de ideas? Qué me dice? No le escucho bien, se está cortando.

Comentar

  1. Hay dos asuntos distintos: una cosa es el uso del lenguaje popular que, pues, se usa. Y tampoco se trata de censurar. Otra cosa es excusarse en el lenguaje popular para insultar.

    El uso que en el pueblo le daban a “maricas, locas, mariposos o cacorros” era siempre despectivo. Esas palabras eran insultos. Porque así es como en el pueblo trataban a los homosexuales. Y como probablemente todavía los tratan.

    Tal vez uno podría decir, forzando su argumento un poquito más, que pues no tiene nada de malo insultar a los maricas porque eso es lo que hace casi todo el mundo.

    En últimas el problema no es usar una palabra u otra, concentrarse en eso es una tontería ociosa, sino utilizar esas palabras con un propósito abiertamente ofensivo.

    Tan es así, que incluso la versión “corregida” del artículo que generó la indignación continuaba reiterando los mismos prejuicios imbéciles. Y eso es lo grave. Que crean que insultar a cierta gente por ser de cierta manera no tiene nada de malo porque así es como piensa la gente.

    j. · jun 29, 00:25 · #

  2. Yo creo que lo de la redacción no tiene excusa. usar el lenguaje popular en cualquier contexto para comunicar noticias es de por si un problema.
    Es difícil juzgar intenciones y en el papel las motivaciones no son siempre transparentes. Pero:
    Si aceptamos que ese tipo de lenguaje no se concibe en un contexto que no sea despectivo, que solo vale y se usa para insultar, entonces es agravante que toda esta gente en twitter salga a gritar falta aun cuando usan (usamos) el mismo lenguaje y la misma cosa. Homofobicos entonces somos todos. Crucificar a la emisora porque es la cara visible (oh los medios de comunicación malvados!) es el equivalente de ponerse una camiseta que dice “salven a las ballenas” sin hacer mucho por salvarlas.

    vega · jun 29, 06:04 · #

Se han desactivado los comentarios a este artículo.