Santa Maradona

Aeroplano mar 03, 2012

1.

Vas en un avión, un jet transcontinental haciendo una ruta de möbius. A tu lado un hombre que se hace llamar el ejecutor explica lo que va a ocurrir. Esto que tiene en la mano extraerá todo el aire que tienes dentro y lo reemplazará por uno nuevo, uno más puro, de mejor calidad, viene de allá de donde el cielo está a punto de convertirse en espacio estelar. Marte está más cerca por estos días, dices, es hora de mirar hacia arriba, recordar que todos somos polvo de estrellas y todo eso. Y luego lo hará otra vez, el procedimiento de restitución de aire, pero esta vez el residuo que dejará será menor apenas lo necesario para que no pierdas el conocimiento. Esa presión en el pecho que sentirás es normal, no será un dolor apreciable, solo será un dolor. Caminaremos por el pasillo hasta la puerta, firmaremos los papeles, abriremos la puerta y te dejaremos ir.

2.

Te despierta el calor en el rostro. Como el vapor del agua hirviendo. Como el aire ártico de los eneros de Nueva York. Todavía puedes respirar. Te levantas. Caminas en la oscuridad adivinando la posición de las cosas, de las puertas y paredes, de los legos que chuzan los pies. En el baño das por fin con una luz. Ves las lágrimas por primera vez. Las inspeccionas. Te las llevas a la boca.

3.

Abres el techo del auto. Abres las ventanas. Necesitas el aire. Aumentas la velocidad. Le permites a la pastillita de la felicidad que haga lo que tiene que hacer. Sacas los brazos, subes el volumen, esto es lo que viste en las películas, ésta es la redención del héroe, la antesala de la epifanía. Intentas recordar esa risa. Intentas otra vez. Fuiste a parar a Calaveras, la montañita ésta que son dos y que parecen las tetas de una gigante. En lo más alto, te detienes, sales del auto. Empiezas a correr. Con los pulmones encendidos no tienes otra alternativa que parar. Entonces paras. Te das cuenta que no tienes a donde ir. Por fin recuerdas. No puedes no recordar. Una tragedia siendo un error para el que no tuviste otra opción.

Se han desactivado los comentarios a este artículo.